La mejor forma de prepararse para un examen no es precisamente estudiar el día de antes. Sino más bien atender en clase y repasar cada día los contenidos impartidos. Pero aunque la teoría está muy bien, ¿quién no se ha visto alguna vez estudiando a última hora? La falta de tiempo, el cúmulo de exámenes seguidos o el despiste, a veces nos juega una mala pasada. Así que en esta ocasión hemos recopilado algunos tips para memorizar rápido para un examen y dar lo mejor de nosotros, en el menor tiempo posible.

En Kelington Institute, además de prepararte para los exámenes oficiales de inglés en nuestra academia de inglés en Granada, realizamos pruebas y exámenes para que los alumnos vayan viendo su evolución y se preparen para la prueba oficial definitiva. De esta manera, tratamos que los alumnos vayan memorizando los contenidos poco a poco y estén más preparados para las convocatorias de exámenes oficiales en Granada.

Relacionar conceptos ayuda a memorizar rápido para un examen

Cuando tratamos de memorizar muchos conceptos en menos tiempo del que verdaderamente necesitaríamos, uno de los trucos que mejor funcionan es el de traducir conceptos más complicados, en cosas más simples y relacionarlos con otros términos con los que estés más familiarizado.

Las asociaciones pueden hacerse con imágenes, palabras, frases o incluso con lugares conocidos o recuerdos.

Cuantas más conexiones hagas con cosas que te recuerden a cada concepto, más tiempo retendrás la información. Algo que puede ayudarte es escribir los conceptos y al lado palabras o cosas que te ayuden a recordarlos.

Otro método que funciona muy bien para memorizar más rápido es hacer conexiones visuales. Para ello puede hacerse un esquema lo más sencillo posible y tratar de representar cada grupo de conceptos o palabras con un color o símbolo que las represente. Esta técnica resulta más útil cuando se necesitan agrupar conceptos en diferentes grupos o categorías.

Intenta ponerle diversión al asunto y crea una historia emocionante

Cuando lo que tratamos de estudiar nos aburre, o nos parece demasiado complicado, nuestro cerebro funciona de forma contraria a como nos gustaría. Así que en lugar de memorizar rápido para un examen, lo único que conseguimos es entrar en un bucle de “no me va a dar tiempo” o “esto es demasiado difícil para memorizarlo en el poco tiempo que me queda”.

Una buena forma de que cueste menos memorizar y que el poco tiempo que tenemos para estudiar merezca mucho más la pena, es imaginarse el temario de una forma más divertida y sencilla de aprender. Por ejemplo, funciona muy bien inventarse una historia que tenga como protagonista los diferentes conceptos o personas que se están estudiando.

Recordar listas de palabras con letras y números

Si lo tuyo son las matemáticas y te disponer a estudiar grandes listas de vocabulario, verbos, u otros grupos de palabras, puede funcionarte recordar la primera letra de cada palabra y de aquellas que se repiten, poner el número de veces que lo hace. Por ejemplo, si memorizas R-3, quiere decir que tres palabras de la lista empiezan por la letra R.

Plasma lo que tratas de estudiar en un papel

Por muy poco tiempo que tengas para estudiar, leer y releer el temario o los conceptos una y otra vez en tu cabeza, puede que no sea suficiente. Está demostrado que escribir lo que se estudia, o plasmarlo en el papel en forma de dibujos o esquemas, ayuda a memorizar más rápido y mejor.

Ya que exteriorizar lo que se trata de estudiar, y repetirlo, ayuda a que tu cerebro interiorice mejor los conceptos y por tanto, te sea más fácil recordarlos.