Cada vez son más los padres que apuntan a sus hijos a nuestra academia de inglés en Granada con el objetivo de potenciar el aprendizaje de este idioma y servir como apoyo a las clases de inglés del colegio. Pero, ¿sabías que también existen exámenes de Cambridge especialmente indicados para niños? Los exámenes Cambridge para niños cuentan con grandes ventajas para los alumnos. Por ejemplo, ayudan a que los niños vayan mejor preparados para afrontar los exámenes de más nivel y a valorar el aprendizaje que está llevando a cabo en su centro de idiomas.

¿En qué consisten los exámenes Cambridge para niños?

Las pruebas de inglés Cambridge para niños, también conocidos como Cambridge English Young Learners, son los exámenes certificados y reconocidos a nivel mundial que se dirigen exclusivamente a niños y niñas de siete a doce años que cursan la enseñanza primaria y el primer ciclo de enseñanza secundaria.

Estos exámenes se dividen en tres niveles: Nivel Starters, Nivel Movers y Nivel Flyers.

Cada uno de estos exámenes están formados por tres partes diferenciadas: Speaking, Reading and Writing y Listening (comprensión y expresión orales, y comprensión y expresión escritas). Y todos ellos están especialmente diseñados para poder completarlos de manera amena y divertida, adaptándose al público al que están dirigidos. Ya que entre otras cosas buscan la motivación de los más pequeños para avanzar en el aprendizaje de inglés.

Nivel Starters de Cambridge Young Learners

El nivel Starters, como su propio nombre indica, está dirigido a niños que acaban de iniciar su aprendizaje, de entre siete y ocho años, que hayan recibido clases de inglés durante unas 100 horas.

El Cambridge English Starters es el nivel que encontramos justo por debajo del nivel A1 del Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas (MCRL).
Así que se trata de una buena prueba para reflejar los progresos en el idioma y crear las bases de un aprendizaje del inglés correcto.

Nivel Movers de los exámenes Cambridge para niños

En este caso, el nivel Movers está dirigido a niños de entre ocho y once años que hayan recibido clases de inglés unas 175 horas.

Es el segundo de los tres exámenes de Cambridge Young Learners y se sitúa en el nivel A1 del Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas (MCRL).

Nivel Flyers de Cambridge Young Learners

El último y tercer examen de Cambridge Young Learners está dirigido a niños de entre 9 y 12 años que hace dos o tres años que están estudiando inglés como segunda lengua. Lo que equivale a unas 250 horas de clases. Flyers se sitúa en el nivel A2 del Marco Común de Referencia para las Lenguas (MCRL). También es el equivalente al Cambridge English: Key for Schools (KET).

Las ventajas de los Exámenes Cambridge para niños

En los exámenes para estudiantes jóvenes (YLE), ‘Cambridge Young Learners’ los alumnos no aprueban o suspenden, sino que obtienen más o menos puntos. De esta manera los niños no ven mermado su esfuerzo. Ya que el principal objetivo de estos no es certificar un nivel, sino más bien indicar la evolución del alumno en cada una de las destrezas que debe superar.

Por otro lado, estas pruebas de inglés para niños les hacen ser más conscientes de su formación de manera gradual y óptima, consiguiendo un avance progresivo y constante.

En definitiva, los Cambridge Young Learners son una excelente fuente de estímulo. Ya que con ellos los niños se sentirán más motivados, trabajarán mejor y sus resultados serán siempre mejores. También se trabajan otras habilidades, como es la de la comunicación o la de enfrentarse a personas ajenas que te examinan, superando un posible miedo escénico.